Como si nada pasara

Por // En Ciudad, Economía, Sociedad, Transporte // 2008.06.12 // , , , , // 8 de Comentarios //

Las gasolinas suben una y otra vez más y casi con igual cadencia aumenta el flujo de vehículos en las calles de Santo Domingo, haciendo difícil distinguir cuáles son las “horas pico” del tránsito.

Antes esas “horas pico” eran las de la mañana, temprano, las del mediodía y las de prima tarde, cuando se cerraba el ritmo de la circulación de vehículos que llevan y traen gentes a los trabajos.

Las cosas han cambiado. Y mientras las alzas de los carburantes han determinado, en otros países, rígidas disposiciones para regular la circulación de vehículos en días y horarios y hasta en zonas especìficas, en la capital dominicana se vive todavía como si el galón costase 10 0 15 pesos.

“Aquí todavía la gente pasea por las calles en sus autos”, dijo un ciudadano. Del apretado volumen de vehículos que circula por la ciudad, atestando los múltiples carriles de avenidas, la mayoría es manejado por una sola persona. Y la densidad del tránsito es de tal magnitud que para recorrer seis o diez kilómetros en la ciudad se toma más tiempo que llegar por autopista a una ciudad distante 40 o más kilómetros.

Las alzas no parecen alarmar todavía a la mayoría de la población. Las quejas provienen, mayormente, de los sindicatos de transportistas, que quieren que les ofrezcan privilegios y valores fijos para amortiguar el golpe.

Con una gasolina a casi 200 pesos el galón bastaría para que los usuarios de vehículos privados rectificaran sus modelos de vida rutinaria y adoptasen medidas de ahorro, en defensa de sus propios bolsillos, que cada día son atacados por otros factores característicos en todo entorno de inflación. Pero no ha resultado así.

No sabemos cuándo la cultura o el imperativo del ahorro y la austeridad llegará a un país al que ni siquiera le hace cosquillas el alza petrolera, que también se refleja en la de la energía eléctrica, los alimentos encarecidos por los altos fletes y las subidas de productos, medicinas y servicios.

O vivimos en un paraíso real. O en una burbuja de ilusiones y utopías , en la más fantástica e increible levedad.

8 de Comentarios

  • Maria 24 junio 2008 - 15:23

    Aunque es cierto que nosotros los dominicanos no ahorramos combustible, tambien es una realidad que no tenemos opciones. Si el transporte publico fuera algo decente, muchas personas cojieran un bus, un carro, lo k sea. Pero me da miedo andar en la calle en un carro publico, ni se diga en bicicleta. Los precios han cambiado, pero lamentablemente el transporte no.

  • Gabriel 24 junio 2008 - 15:29

    El problema de todo esto radica en que no tenemos un transporte público digno y organizado. Por eso cada dia las personas optan por adquirir un vehiculo particular porque aunque salga mas pesado para nuestros bolsillos, por lo menos uno se transporta como la gente.
    Por eso antes del gobierno tomar medidas sobre la circulacion de vehiculos privados, debe resolver el transporte publico.
    El que no conoce esta realidad, que se monte en una Omsa o una Voladora sin importar la hora.

  • tavi 24 junio 2008 - 17:32

    Clasico reflejo de una sociedad que no ha sido educada. Es muy tipico en nosotros los del tropico tener la mentalidad de que eso “se resuelve”, estamos acostumbrado a que la naturaleza nos provea todo sin pedirnos nada a cambio.

  • Juan Jose 24 junio 2008 - 19:56

    Hay varias razones, entre ellas el increiblemente deficiente transporte publico con el contamos (si es que se le puede llamar asi). Pero igualmente no hay ninguna campaña de concientización.

    A lo que me opongo abiertamente es al control arbitrario del uso de los vehiculos, eso no debe ser justificado bajo ningun concepto. Las necesidades de cada quien varian según su entorno.

    Y como se dice aqui: moño bonito aguanta jalones!

  • Manuel Sanchez 24 junio 2008 - 23:42

    Lo que pasa es que vivimos en una doble moral constante, no nos atrevemos a sacrificarnos realmente.
    A mi me gustaria saber en que vehiculo circula el Sr. Franjul y si este estaria dispuesto a dejar su carro actual para montarse en uno de los llamados “vehiculos economicos”, obviamente con los sacrificios de comodidad y seguridad que esto implicaria, sin mencionar el efecto social implicito…
    asi que dejemonos de vainas…Soluciones relaes=Sacrificios relaes.

  • Victor 24 junio 2008 - 23:53

    Eso es cierto!!!! aqui donde vivo hay varias personas que gastan gasolina como si costara 100 pesos.

  • Leo Striddels 25 junio 2008 - 22:38

    Considero que un carro es como mantener una familia, nada más devora tus ingresos y solo te da a cambio el llevarte de un lado para otro.

    Si tuviera en mi poder el dinero que he gastado en combustible, estuviera libre de deudas y con dinero ahorrado. Si vendiese mi carro, aumentaría el nivel de ahorro.

    La realidad es que no hay, sin embargo, condiciones para uno prescindir del vehículo, toda vez que las alternativas disponibles no lo son, y el Gobierno se niega, por mil y una razones, a cumplir con su rol de autoridad y organizar de una buena vez el transporte, preparar legislación que favorezca que VERDADEROS empresarios comiencen a negociar en el sector transporte, y acabar con la charlatanería de los mal llamados sindicatos.

    Lamentablemente para nosotros, hay cosas que tiene que ser el gobierno que las resuelva.

Deja un comentario