Una victoria esplendente

Por // En Internacional, Política // 2008.07.03 // , , , , , // No hay comentarios //

El audaz operativo llevado a cabo por el ejército de Colombia para liberar a 15 rehenes de las guerrillas de las FARC, entre ellos a Ingrid Betancourt, ha llenado de júbilo a todos los amantes de la paz en Colombia y en el mundo.

Es una victoria esplendente de la voluntad de un mandatario de neutralizar este foco permanente de guerra que representa las FARC y de la vocación democrática de un pais que ya ha sufrido mucho con las acciones de los insurgentes y los narcotraficantes, aliados estratégicos en su lucha por imponerse frente al espacio democrático.

La liberación de Ingrid es también un triunfo de la fe, de la oración perseverante y confiada de esta gran mujer que nunca dejó de rezar el santo rosario ni de esperar de Dios su espectacular redención y su vuelta a la libertad.

El mundo entero se complace con este episodio, porque percibe que puede marcar el principio real de la decandencia y fin de las guerrillas, comprometidas en un esteril pero sangriento ejercicio de violencia y de maldad que no ha producido el cambio real que ellas propugnaban cuando emergieron en las montañas hace mas de cuarenta años.

Con su escudo protector de seguridad hecho pedazos, con su liderato descabezado, ha de ser grande la desmoralización de las guerrillas en este momento.

Ahora se abre otra oportunidad de oro para una retirada sin condiciones de la lucha, tal como se lo pidió recientemente el presidente venezolano Hugo Chávez y como tantas veces lo ha suplicado, con hechos ostensibles, la propia sociedad colombiana.

Deja un comentario