El irremediable caos en el tránsito

Por // En Transporte // 2012.06.07 // , // No hay comentarios //

El giro en “U” que están haciendo muchos vehículos en la esquina de la avenida Ortega y Gasset con Gustavo Mejía Ricart es apenas una leve pero deplorable muestra del relajo y del desorden que tenemos aquí con las normas del tránsito.

[pullquote]Con la estructura de autoridad que tenemos aquí para ocuparse del tránsito, no deja de ser desconsolador que estas cosas sigan ocurriendo sin que nadie les ponga remedio[/pullquote]Vehículos que van de Sur a Norte por la Ortega y Gasset hacen ese giro para devolverse. Pero resulta que al ser tan estrecho el margen, forzosamente tienen que detenerse e interrumpir el tránsito desde el Norte al Sur o el flujo Oeste-Este de la Mejía Ricart, para dar reversa y reinsertarse en la otra vía.

Eso ocurre, lamentablemente, en presencia de agentes del tránsito que siempre estan allí de servicio porque esa es la ruta que regularmente utiliza la caravana del presidente de la República cuando sale o entra a su residencia, en ese sector.

La violación a la norma es una de las tantas que se cometen y se toleran a diario, sumiendo en el desorden y en el “medalaganarismo” el tráfico de vehículos en la ciudad, que se manifiesta en la consuetudinaria práctica de ignorar la luz roja de semáforos, la circulación en vías contrarias o, en el caso de los minibuses y autobuses, en calles que no forman parte de las rutas autorizadas y a temerarias velocidades.

Otras violaciones cotidianas son las del paso de vehículos, entre ellos camiones, autobuses y motocicletas por los elevados de la ciudad, el uso de aceras de peatones para adelantar el paso o estacionarse, y los tumultos, a menudo sangrientos, entre los sindicatos que se creen propietarios de ciertas rutas y sacan a palos o pistoletazos a los que osen trabajar en ellas.

Con la estructura de autoridad que tenemos aquí para ocuparse del tránsito, no deja de ser desconsolador que estas cosas sigan ocurriendo sin que nadie les ponga remedio.

Deja un comentario