¡Arriba el orgullo nacional!

felixsanchez

El orgullo nacional está henchido, a estas horas, por las impresionantes conquistas de medallas de oro y plata de nuestros corredores Félix Sánchez y Luguelín Santos en las Olimpiadas de Londres. De nuevo, Sánchez marca hitos en su carrera atlética al convertirse en el único dominicano que ha logrado dos medallas de oro en olimpiadas, imponiéndose a una serie de competidores mucho más jóvenes y prometedores.

Luguelín Santos, al ganar medalla de plata en 400 metros planos, proyecta la calidad de los velocistas dominicanos que, al igual que él y Sánchez, deben estos triunfos a su empeño personal y a su propio esfuerzo y talento.

Porque, a decir verdad, la mayoría de los excelentes atletas o deportistas dominicanos son héroes auténticos, que se forman en medio de sus precariedades y del escaso apoyo del Estado, y se lanzan a competir contra otros países donde la atención al atletismo, o a los deportes en general, constituye política de alta prioridad.

Y aún con estas desventajas son capaces de triunfar de manera resonante, imprimiendo con sus victorias un sello de altura y prestigio a su propio país, y llenando de orgullo y felicidad a una sociedad abrumada por tantas noticias negativas, y debilitada en sus utopías por una corriente de pesimismo constante frente al futuro.

Pero qué alegría que estos dos brillantes atletas hayan demostrado ante el mundo la valía de sus capacidades y que nos hayan hecho sentir que somos una nación de muchas riquezas, la mayor de ellas la calidad de nuestra gente y la fe aposentada en los corazones de los que siempre miran el horizonte con buenos propósitos y sentimientos.

¿Tienes algo que decir? ¡Aquí puedes hacerlo!